jueves, 14 de febrero de 2013

La riqueza de la Iglesia.



Cuando me proponían el tema me disgustaba. Pero es razonable, lo veo ahora en la renuncia del Papa Benedicto XVI. Una personalidad como él con tanto poder y decide dejarlo todo. Más de Mil millones de Católicos en el mundo y un solo Papa y decide renunciar. Sí, la Iglesia es rica en sus virtudes (como la humildad), en el Mensaje de Cristo y su comprensión, es rica en sus santos, es riquísima en sus sacramentos. En una sola Hostia Consagrada va Dios mismo y se le da a niños, jóvenes, adolescentes, adultos, a los venerables ancianos y a los moribundos. Si es rica, en bienes espirituales sobremanera. En los bienes materiales claro también, dos mil años funcionando hacen que tengas unos Hermosos Templos dedicados a Dios y sus santos, esos templos abiertos a toda la humanidad, para rezar, para alabar y dar gracias a Dios juntos como una sola familia; ese es el deseo principal. Compartir el Don que Dios Padre nos regaló en su Hijo Jesucristo en un mismo y Santo Espíritu. Qué decir de todas las instituciones para ayudar en muchos países. En Cada parroquia un guía espiritual. Si mencionaran los aciertos de los mil millones de católicos al año; supongamos que cada católico hace un favor a otra persona en el año. Serían mil millones de favores al año. Pero imagina que hay agentes de pastoral dedicados a hacer múltiples acciones de caridad; ya sea de enseñanza, o en la salud, o en lo espiritual, o un buen consejo y muchísimas tareas. Entonces la Iglesia ayuda cada día al mundo con mil millones de acciones de bondad en un día. Ya que en ellos habita el Espíritu Santo. Los más comprometidos hacen más cada día. Esta es la riqueza auténtica de la Iglesia: sus miembros, su apertura al mundo, su doctrina: la de Cristo, sus celebraciones, sus lugares de culto. Sus ministros en especial son el mejor regalo al mundo, desde el papa, los obispos, sacerdotes y diáconos; los miembros de órdenes religiosas y congregaciones, los agentes de pastoral y los laicos, en una palabra todos sus miembros en el esfuerzo por vivir el Evangelio y compartirlo: Cristo Jesús es nuestra Riqueza.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario