lunes, 25 de febrero de 2013

Consagración a la Virgen María



Oración de consagración de los sacerdotes a la Virgen. Benedicto XVI

Madre Inmaculada, en este lugar de gracia, convocados por el amor de tu Hijo Jesús,  Sumo y Eterno Sacerdote, nosotros, hijos en el Hijo y sacerdotes suyos,  nos consagramos a tu Corazón materno,  para cumplir fielmente la voluntad del Padre. Somos conscientes de que, sin Jesús, no podemos hacer nada (cfr. Jn 15,5) y de que, sólo por Él, con Él y en Él, seremos instrumentos de salvación para el mundo.

Esposa del Espíritu Santo,  alcánzanos el don inestimable de la transformación en Cristo.  Por la misma potencia del Espíritu que,  extendiendo su sombra sobre Ti,  te hizo Madre del Salvador,  ayúdanos para que Cristo, tu Hijo, nazca también en nosotros. Y, de este modo, la Iglesia pueda ser renovada por santos sacerdotes, transfigurados por la gracia de Aquel que hace nuevas todas las cosas.

Madre de Misericordia, ha sido tu Hijo Jesús quien nos ha llamado a ser como Él: luz del mundo y sal de la tierra (cfr. Mt 5,13-14). Ayúdanos,  con tu poderosa intercesión, a no desmerecer esta vocación sublime, a no ceder a nuestros egoísmos, ni a las lisonjas del mundo, ni a las tentaciones del Maligno.

Presérvanos con tu pureza, custódianos con tu humildad  y rodéanos con tu amor maternal, que se refleja en tantas almas consagradas a ti  y que son para nosotros auténticas madres espirituales.

Madre de la Iglesia, nosotros, sacerdotes, queremos ser pastores  que no se apacientan a sí mismos,  sino que se entregan a Dios por los hermanos,  encontrando la felicidad en esto. Queremos cada día repetir humildemente no sólo de palabra sino con la vida, nuestro “aquí estoy”.

Guiados por ti, queremos ser Apóstoles  de la Divina Misericordia,  llenos de gozo por poder celebrar diariamente  el Santo Sacrificio del Altar y ofrecer a todos los que nos lo pidan el sacramento de la Reconciliación.

Abogada y Mediadora de la gracia, tu que estas unida a la única mediación universal de Cristo,  pide a Dios, para nosotros, un corazón completamente renovado,  que ame a Dios con todas sus fuerzas  y sirva a la humanidad como tú lo hiciste. Repite al Señor  esa eficaz palabra tuya:“no les queda vino” (Jn 2,3), para que el Padre y el Hijo derramen sobre nosotros, como una nueva efusión,  el Espíritu Santo.

Lleno de admiración y de gratitud por tu presencia continua entre nosotros,  en nombre de todos los sacerdotes, también yo quiero exclamar:  “¿quién soy yo para que me visite la Madre de mi Señor? (Lc 1,43) Madre nuestra desde siempre, no te canses de “visitarnos”, consolarnos, sostenernos.  Ven en nuestra ayuda y líbranos de todos los peligros que nos acechan.

Con este acto de ofrecimiento y consagración,  queremos acogerte de un modo más profundo y radical, para siempre y totalmente, en nuestra existencia humana y sacerdotal. Que tu presencia haga reverdecer el desierto de nuestras soledades y brillar el sol en nuestras tinieblas, haga que torne la calma después de la tempestad, para que todo hombre vea la salvación del Señor, que tiene el nombre y el rostro de Jesús, reflejado en nuestros corazones,  unidos para siempre al tuyo.  Así sea.

sábado, 23 de febrero de 2013

Hablar para edificar


Hablar para edificar.

Supongo que ese es el lema de Benedicto XVI ante su mente y corazón. Sería bueno para todos nosotros, los católicos. Llenar nuestra mente y corazón igual que lo hizo Benedicto XVI.

Todo el material está disponible en la pagina del vaticano.  Benedicto enseñanzas

Lee y comparte lo bueno. Todas las cartas las puedes leer, no son exclusivas de sacerdotes, obispos y religiosos.

Incluso, hay algunas donde corrige a sacerdotes, obispos y peticiones de perdón a personas ofendidas por ellos.

Es lo que hacemos ordinariamente en las redes sociales.

jueves, 14 de febrero de 2013

Gracias Papa Benedicto XVI


14 de febrero de 2013.
DIA DEL AMOR Y LA AMISTAD (MEXICO)

Agradecimiento a su Santidad Benedicto XVI:

Santo Padre:

Quiero Agradecerle su ejemplo de vida, sobre todo en la humildad, con su renuncia me ha enseñado el desapego del poder. En este mundo donde hay mucho deseo de dar órdenes y que sean obedecidas. El de decirle al mundo Católico y al mundo Contemporáneo que el Gobernar es un servicio.  

Además quiero agradecer sus enseñanzas, las que nos ha transmitido como sucesor de Pedro, en la liturgia, en la caridad, las catequesis, en las homilías y en sus gestos sencillos. Sus sermones me parecían que eran de un abuelito que nos quiere mucho, que nos da a conocer un Dios que es amor. A Jesús que nos salva. A la Virgen María Madre de Nuestro Señor. Y tantas enseñanzas llenas de sabiduría.

Gracias por ir respondiendo a los problemas de la Iglesia, con gran sensatez y elocuencia; eso que ha hecho nos da paz, nos da esperanza, nos confirma y renueva en la fe y alienta nuestra caridad. Ha cumplido con la tarea encomendada: “Confirmar en la fe a los hermanos”.

Desearía llenar de palabras más elocuentes y de más afecto para usted. Lo amamos. Usted mismo señaló a Juan Pablo II como “Nuestro amado Papa, que en la ventana del cielo nos ve y nos bendice”. Por esas mismas palabras le ofrezco mi reconocimiento y amor. Dios le premie sus esfuerzos.

Que Jesucristo, Nuestro Señor, sea su Recompensa. Y la Virgen María la mejor creyente haga rebozar de gozo su corazón por la fe.

Gracias. Gracias. Gracias.

Atte. Pbro. Rafael Ruiz Mora.

P. D. Como la carta la pondré en las redes sociales, espero que si le llegue. Y lo hago así para llevarle este agradecimiento, con todos los que se unan al mismo.   


La riqueza de la Iglesia.



Cuando me proponían el tema me disgustaba. Pero es razonable, lo veo ahora en la renuncia del Papa Benedicto XVI. Una personalidad como él con tanto poder y decide dejarlo todo. Más de Mil millones de Católicos en el mundo y un solo Papa y decide renunciar. Sí, la Iglesia es rica en sus virtudes (como la humildad), en el Mensaje de Cristo y su comprensión, es rica en sus santos, es riquísima en sus sacramentos. En una sola Hostia Consagrada va Dios mismo y se le da a niños, jóvenes, adolescentes, adultos, a los venerables ancianos y a los moribundos. Si es rica, en bienes espirituales sobremanera. En los bienes materiales claro también, dos mil años funcionando hacen que tengas unos Hermosos Templos dedicados a Dios y sus santos, esos templos abiertos a toda la humanidad, para rezar, para alabar y dar gracias a Dios juntos como una sola familia; ese es el deseo principal. Compartir el Don que Dios Padre nos regaló en su Hijo Jesucristo en un mismo y Santo Espíritu. Qué decir de todas las instituciones para ayudar en muchos países. En Cada parroquia un guía espiritual. Si mencionaran los aciertos de los mil millones de católicos al año; supongamos que cada católico hace un favor a otra persona en el año. Serían mil millones de favores al año. Pero imagina que hay agentes de pastoral dedicados a hacer múltiples acciones de caridad; ya sea de enseñanza, o en la salud, o en lo espiritual, o un buen consejo y muchísimas tareas. Entonces la Iglesia ayuda cada día al mundo con mil millones de acciones de bondad en un día. Ya que en ellos habita el Espíritu Santo. Los más comprometidos hacen más cada día. Esta es la riqueza auténtica de la Iglesia: sus miembros, su apertura al mundo, su doctrina: la de Cristo, sus celebraciones, sus lugares de culto. Sus ministros en especial son el mejor regalo al mundo, desde el papa, los obispos, sacerdotes y diáconos; los miembros de órdenes religiosas y congregaciones, los agentes de pastoral y los laicos, en una palabra todos sus miembros en el esfuerzo por vivir el Evangelio y compartirlo: Cristo Jesús es nuestra Riqueza.   

viernes, 1 de febrero de 2013

KERIGMA: Anunciar a Cristo


Oración  del Kerigma.

Señor Jesucristo, Enviado del Padre, con el Poder del Espíritu Santo; único salvador del mundo, encarnado en seno virginal de María santísima. Nos dirigimos confiadamente a ti para pedirte la gracia de hacer vida nuestra fe recibida en el bautismo, por medio de una conversión sincera, para dar un testimonio creíble de Ti. Comprometiéndonos a la transformación del mundo. Te lo pedimos por la intercesión de Santa María de Guadalupe Reina de México. En este año de la fe. Amén.


Todos pecaron y están privados de la gloria de Dios (Romanos 3, 23). Pero. Dios te ama y está contigo (Isaias 43, 1-5). La prueba de su amor es su Hijo Jesucristo que dio la vida por nosotros. (Juan 3, 16). Puedes hacer tuya la salvación del Señor (Juan 1, 12)(Apocalipsis 3, 20)(Jeremías 29, 12). La conversión significa volver a Dios. Renunciar al mal y al pecado para que Dios nos purifique (1ª Juan 8, 9). Acepta pues a Cristo como Salvador de tu vida. Y di lo bueno que Dios es contigo.


Exprésalo con tu boca.

 “Ven Señor Jesucristo a mi vida, dame tu la salvación; reconozco que soy pecador y me arrepiento delante de ti, te abro mi corazón y te acepto personalmente como mi salvador. Ayúdame para experimentar tu amor, tu salvación, tu liberación. Dame tu vida en abundancia; límpiame, purifícame, libérame, renuévame; hazme experimentar un nuevo nacimiento para tener una vida nueva en ti. Amén”  


Mi obra es continuación de mi ser.



Una reflexión muy simple es la que deseo compartir.
En la imagen Jesús y sus discípulos. A ellos les explicó su mensaje, a ellos los envió a predicar, a ellos. 
Ellos, es la palabra a analizar. Ellos que al igual que todos los hombres, tenían pecado, más por la gracia de Cristo; reciben el perdón de Dios y se vuelven embajadores del perdón de Dios. Ellos. Y desde ahí viene la fe en Cristo. La fe verdadera en el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo.
Esta meditación es para aquellos que siguen a Cristo a medias, en un lugar diferente a su herencia de fe, esperanza y caridad llevada por los apóstoles.
Si amas tanto a Jesucristo, porque rechazas lo mismo que él dejó en el mundo, dejó en manos de  humanos imperfectos (y no olvidemos que todos lo somos) su mensaje de amor, su Iglesia.
Los errores humanos (ya sea de los apóstoles o los que siguieron después de ellos) no definen el mensaje de Cristo. Vino personalmente al mundo a dejarlo y a comunicarlo. Y lo explicó a sus amigos “ya no los llamo siervos, los llamo amigos”, “A ustedes se les ha dado conocer los misterios del Reino”; por ello son los que mejor pueden explicar el mensaje del Evangelio.
Es como si alguien de nosotros le dijera a Cristo que bonito mensaje tienes Señor pero la organización que hiciste te quedó mal por esa razón no la sigo, es más yo puedo hacer una mejor que la tuya. Y qué ser humano pretende ser mejor o más sabio que Cristo mismo. Es más San Pablo decía que reconociendo sus debilidades delante del Dios lo hacía más fuerte.
Debilidades humanas, pregunto yo ¿en dónde no las hay? Quizá no haya el reconocimiento personal de los errores, pero solo eso.
Si te encontraras con un artista que te simpatiza y le dices: tú eres realmente estimable,  pero tu obra de arte es muy fea. ¿Qué pasaría? ¿Qué te diría? Oh que amable pero Mi Obra es extensión de mi ser. Un principio básico en la filosofía: El Hacer sigue al ser. En otras palabras el hacer emana del ser.